Blogia
CAUSA ABIERTA
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

10 cosas que haces y que le rompen el corazón a tu perro

10 cosas que haces y que le rompen el corazón a tu perro

Hay cosas que quienes tienen cachorros suelen hacer sin intención, que afectan al animal. Sin importar qué tan perfectos pretendan ser, ni qué tantos libros sobre mascotas lean, algunas de sus reacciones como humanos seguramente confundan a sus cachorros.

Enviar señales confusas genera malos comportamientos, pero, ¿es realmente un mal comportamiento, o es un problema de comunicación?

Aquí una lista de 10 cosas que deberían evitarse:

1. ¡VENÍ PARA ACÁ!

Es importante “festejar” cuando el cachorro atiende a este importante llamado. Es fundamental hacerle notar conformidad cuando obedece.
No es una buena idea usar la misma orden cuando lo que recibirán es un baño, si es que no les gusta.
Es probable que el cachorro no vuelva a responder a la orden si lo que le espera es un castigo.

Incluso si el animal se escapó y estamos enojados, es importante tratarlo con cariño cuando responde a la orden de ir hacia el dueño, para no confundirlo.
El cachorro no va a entender que lo están rezongando porque se escapó, sino que entenderá que le gritan porque respondió al “vení”.

2. SALTAR SOBRE LOS INVITADOS

Es fundamental evitar siempre que el cachorro salte sobre los invitados. Incluso si el invitado no tiene problema.
El cachorro no distinguirá entre tu amigo treintañero y la tía que se recupera del trasplante de cadera.

3. FREGARLE LA NARIZ CONTRA SU PICHÍ

Lo fundamental es recompensarlo por orinar o defecar en el exterior.

Si castigamos al cachorro gritándole, dándole un discurso, o fregando la nariz sobre su desastre, solamente conseguiremos que lo haga fuera de nuestra vista.
Es importante ofrecerle tantas oportunidades de hacer sus necesidades en el lugar indicado como podamos.

4. DEJAR QUE EL PERRO TIRONEE LA CORREA

Caminar con la correa tirante, y permitir que el perro vaya hacia donde quiere, es una recompensa para él.
Si el cachorro tira de la correa, una opción es permanecer quietos, y solamente retomar la marcha cuando la correa deja de estar tirante.
Otra opción es darse vuelta y caminar en la dirección contraria a la que el cachorro quiere.
Es importante recompensar al cachorro cuando está caminando tranquilamente a nuestro lado.

5. El momento de salir a hacer caca, no es momento de juego.

El momento de juego vendrá después. El cachorro solamente necesita el largo de la correa para hacer sus necesidades. Es importante priorizar ese momento, y que entienda que luego de hacerlo puede salir a jugar.
Si la salida es durante la noche, es importante sacarlo a hacer sus necesidades y volver a entrarlo. Quizás al comienzo sea tierno verlo jugar a las 5 de la mañana, pero con el tiempo no será agradable que el cachorro obligue a su dueño a levantarse para salir a olisquear árboles y volver a la casa.

6. ¡VAYA A LA CUCHA!

La “cucha” no puede ser una forma de castigo. Tiene que ser ese lugar donde el perro descansa tranquilamente, sino después el cachorro buscará otro lugar que le dé esa sensación. Probablemente el sillón.

7. Darles comida cuando suplican.

Los ojos suplicantes al costado de la mesa pueden ser difíciles de ignorar, pero es necesario. No quiere decir que el cachorro no pueda disfrutar de las sobras de tu comida, sino que es importante que no lo haga mientras estás comiendo.
Si crees que el cachorro olvidará que le diste un pedazo de pan mojado en el jugo del asado al día siguiente, estás equivocado.

8. EL CONTACTO ENTRE SUS DIENTES Y LA PIEL HUMANA ESTÁ PROHIBIDO

Es importante que el cachorro entienda desde el principio que morder a los humanos no es una opción, ni siquiera jugando. Mientras es cachorro resulta tierno, pero puede volverse un hábito peligroso cuando crece.

9. GRUÑIDOS

El gruñido es la forma que tiene el perro de comunicar que está asustado o incómodo. Lo fundamental es apartarlo de lo que le genera incomodidad y no castigarlo por gruñir, sino no sabrá cómo comunicar su molestia y es probable que recurra a las mordidas.

10. ORINA CON SUMISIÓN

Si su mascota se orina cuando saluda, es probable que sea un “orinador sumiso”, que intenta demostrarle que no es una amenaza. Rezongarlo solamente empeorará el problema. Hay alguna señal de molestia en nosotros que le lleva a demostrar que se somete a nuestra autoridad.
Fuente: BarkPost.com

0 comentarios