Blogia
CAUSA ABIERTA

Carta de abuela condenada a cadena perpetua pide tocar a su nieta; "Soy yo la presa, ¿por qué castigar también a ella?"

Carta de abuela condenada a cadena perpetua pide tocar a su nieta; "Soy yo la presa, ¿por qué castigar también a ella?"

Kimberly fue condenada en 1999 por los delitos de asesinato e incendio provocado, por lo que cumple cadena perpetua en la prisión estatal de mujeres de Maryland (Estados Unidos).

Debido a una nueva política de la cárcel se prohíben los besos y abrazos con los visitantes. Sólo se limitan al final de la visita, y cuando esto suceda sólo podrá darse un rápido abrazo y un beso, sólo en la mejilla.

Las autoridades aseguran que es por motivos de seguridad, para evitar el contrabando entre los visitantes y las reclusas, pero la medida resulta devastadora para las internas, víctimas de un sistema que mina las relaciones personales y deshumaniza a las personas.
La carta de una abuela condenada

"Soy yo la presa, ¿por qué castigar también a mi nieta?"

Conocí a mi nieta primera vez en la cárcel sala de visitas.

He estado encerrada en la prisión para mujeres de Maryland por más de 18 años, desde que mi hija tenía 8 años de edad. En mayo del año pasado, vino a visitarme con su primera hija recién nacida. Me sentí abrumada por la emoción cuando colocó al bebé en mis brazos. Lloré mientras cargaba a mi nieta, le dí el biberón y olí su maravilloso olor a bebé. Fue un momento muy significativo.

Por desgracia, ahora es sólo un recuerdo. Debido a la nueva regla, vigente desde noviembre en las 24 prisiones del estado de Maryland, ya no puedo tener a mis nietos en brazos durante las visitas. Y lo que es peor, mis compañeros de prisiones, que son madres jóvenes no pueden abrazar a sus bebés y niños pequeños.

La nueva norma prohíbe el contacto físico entre internos y visitantes hasta el final de la visita. En ese momento, se nos permite un rápido abrazo a través de una tabla ancha que nos separa.

Los presos y los visitantes adultos odian esta regla, pero al menos se entienden sus limitaciones. Los niños pequeños no lo entienden. Sólo una mirada a la expresión de sus caras permite adivinar lo que estarán pensando: "Primero me dejó. Ahora no me abraza. ¿Mamá ya no me quiere?"

"Las visitas son desgarradoras", me dijo una compañera de prisión después de ver a su hijo. Dijo que su hijo llama el oficial de prisión el "hombre malo" que no va a dejar que le toque la madre. Gracias a Dios, su condena es corta. Estará en casa antes de que su hijo cumpla 3 años.

Otra compañera no ha tenido tanta suerte. Ella es madre de cuatro hijos, cumple sentencia de 20 años para la venta de drogas, y recientemente recibió un "ticket" (una especie de parte de la prisión) porque su hijo de 4 años de edad, no podía sentarse a su lado de la mesa. Ha estado visitado a su madre, pero no sabía que las reglas habían cambiado y se arrastró al regazo de su madre, como siempre. (Es sabido que con cuatro años los niños no entienden de obediencia, y lo hizo dos veces). Un oficial del correccional detuvo la visita y escribió un "ticket", lo que condujo a una reclusión en celda de dos semanas -lo que significa que no se le permitió salir de su celda a excepción de las obligaciones tales como la escuela o el trabajo. Podía utilizar el teléfono sólo durante el día, cuando sus hijos no estaban en casa. Todo esto, porque su hijo se metió en su regazo.

La justificación de la nueva regla es la seguridad. Es sabido que algunos visitantes introducen contrabando en las prisiones de Maryland. En un incidente en septiembre del año pasado, un chico fue atrapado tratando de pasar un paquete de drogas a un preso en la cárcel de hombres de Hagerstown.

Los problemas de seguridad son ciertamente válidos. Nuestros visitantes, comprensiblemente, deben atravesar un detector de metales antes de ser cacheados y sometidos a los perros detectores de drogas al azar. Y nosotros, los prisioneros, aceptamos ser desnudados después de cada visita. Estas búsquedas son humillantes e intrusivas, pero son el precio que pagamos por una hora con nuestros seres queridos. Acabar con el contrabando, sin embargo, no debe requerir que los lazos familiares se conviertan en daños colaterales.

El vínculo entre madre e hijo es una de las relaciones más importantes en la vida de cualquier persona. Innumerables estudios han demostrado que los niños pequeños no pueden prosperar sin el afecto físico. Ellos necesitan ser abrazados y besados. Necesitan sentir el amor. Los niños de los prisioneros no son diferentes.

Ahora, la Institución Correccional de Maryland para la Mujer, permite que las madres estén junto a sus hijos en sólo dos eventos especiales por año: Día de la Familia y el Día del Niño. Estos eventos permiten a los visitantes e internos interactuar al aire libre, con actividades, comida, juegos y música. Por desgracia, el número permitido de visitantes y el horario de estos eventos ha disminuido en los últimos años.

También hay un programa Bebé que ofrece a la madre la posibilidad de ver unas horas una vez al mes a sus hijos si estos son menores de 4 años. El sitio es acogedor y decorado para los niños, pero muy, muy pequeño. Menos de 30 presas pueden participar en el programa, aunque hay más de 850 mujeres aquí que tienen derecho.

Mientras tanto, contemplo a través de la mesa de la sala de visita a mi hija y a mi nieta. Cuando me visitaron el mes pasado, tras conducir casi 200 kilómetros durante tres horas para estar aquí la hora de visita que se les permitía, un oficial del correccional vino a nuestra mesa para recordarnos que no nos podíamos tocar. Mi nieta intentó alcanzarme y he tenido que apartar mis manos. Mi hija, que muere por darme un abrazo, dejó que pudiera abrazar al bebé. Señaló que fue la visita más triste que ha tenido.

Yo entiendo que la mayoría de las personas tienen poca simpatía por los prisioneros. Hemos cometido delitos. Hemos sido condenados y recibimos el castigo que merecemos. Sin embargo, somos mujeres. Todavía somos madres. Dejadnos abrazar a nuestros hijos y nietos. Ellos no han cometido ningún delito.
Fuente: The Washington Post

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres