Blogia
CAUSA ABIERTA
Chollo del día - Ventilador de techo 39,98 € 104,98 € -62%

Fiscales respaldaron a colega de Rivera que liberó al violador de su hija

Fiscales respaldaron a colega de Rivera que liberó al violador de su hija

La Asociación de Magistrados Fiscales (AMFU) respaldó al fiscal Ricardo Chiecchi luego de que el fiscal de Corte, Jorge Díaz, anunciara la pasada semana su trasladado a un juzgado no penal por archivar en dos oportunidades el caso de violación e incesto ocurrido en Rivera.

A través de un comunicado, los fiscales mostraron su desacuerdo con "la forma inapropiada e irrespetuosa"  en que se trató a Chiecchi, "con valoraciones no jurídicas que extralimitan las formas correspondientes".

Desde la Asociación destacan, además, su "larga trayectoria sin deméritos" y aseguran que en al momento de la decisión, Chiecchi estaba a cargo de las tres fiscalías de Rivera en forma simultánea, lo que hizo que debiera tomar "varias decenas de decisiones" por día en cada fiscalía.

En tal sentido, explican que "la posibilidad de incurrir en errores se incrementa exponencialmente y ningún operador está exento de esto".

El fiscal de Corte Jorge Díaz, calificó lo ocurrido "no como un  error, sino un horror del fiscal" y lamentó que no se le puede iniciar un sumario ni acciones penales porque el estatuto sobre la tarea del fiscal tiene más de 30 años y determina que las actuaciones prescriben a los 2 años.

En enero de 2009, una psicóloga que realizaba trabajo social en Rivera denunció ante la Comisaría de la Mujer que un adolescente de 13 años estaba embarazada de seis meses y que los vecinos comentaban que su padre era también el progenitor del bebé.

Las actuaciones judicuales comenzaron en febrero de 2009 y terminaron en junio de 2010, casi un año y medio después de la denuncia.

El 22 de junio de 2010 el fiscal solicitó que se le practicara una prueba de ADN extrayendo muestras de la adolescente, su hijo y el acusado, pero el juez resolvió archivar la causa porque no había denuncia de la madre de la adolescente o de la víctima respecto al abuso sexual y no se habían aportado datos sobre personas que establecieran el rumor de una relación incestuosa". La resolución fue notificada al fiscal Chiecchi y este no apeló.

SEGUNDA DENUNCIA. Dos años y medio después de la primera denuncia, en junio de 2011, un médico de una policlínica barrial de Rivera acudió a la Justicia informando que la adolescente, que habia seguido viviendo con su padre abusador, había tenido otro hijo de él.

Cuando la autoridad administrativa informó a la jueza, esta dispuso que se realizaran las pericias correspondientes y las pruebas de ADN que antes se habían rechazado. El análisis arrojó que el denunciado era el padre de los dos hijos de la adolescente. Se dio vista al fiscal y este el 11 de noviembre de 2011 expresó que quedaba probada la relación incestuosa, pero por carecer de la nota de escándalo público exigida por el tipo penal, no configuraba delito.

Además, afirmó, "no se probaba violencia en la relación sexual".

Díaz consideró que la actuación de la Justicia fue "un error inexcusable" dado que "en dos oportunidades la justicia devolvió a la víctima al abusador". Chiecchi, según apuntó el fiscal de Corte, alegó que cuando se produjeron los hechos "trabajaba solo y con un solo actuario". Ahora, hay tres fiscales en Rivera y 15 suplentes.

A principios de julio de este año, el hermano del abusador lo denunció nuevamente y la división de Trata y Tráfico de Personas de Jefatura de Rivera investigó el caso. La jueza Noelia Sánchez lo terminó procesando con prisión a él por reiterados delitos de violación en reiteración real; con un delito de atentado violento al pudor y un delito de violencia privada y a la madre de la entonces adolescente, que ahora tiene 31 años, por un delito de omisión a los deberes inherentes a la patria potestad. El procesado se suicidó en la cárcel a los días de ingresar.

0 comentarios