Blogia
CAUSA ABIERTA
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Uruguay: 3.700 evacuados por inundaciones y continúa el alerta

Uruguay: 3.700 evacuados por inundaciones y continúa el alerta

La cantidad de evacuados ya ronda las 3.700 personas. Hay alerta meteorológica para todo el país. Se teme que la situación del Norte empeore aun más y el gobierno coordina una serie de medidas para hacer frente a una situación de desastre.Con una advertencia color naranja el cuadro se complica aun más para el Norte. El Sistema Nacional de Emergencias prevé un agravamiento de la situación en Artigas, donde la cifra de evacuados llegó a las 1.781 personas. Si bien aún no se había resuelto la declaración oficial del estado de desastre para esta zona del país, el SNE ya está gestionando con el Ministerio de Economía y Finanzas una partida de fondos por un monto aproximado a los US$ 300.000 que será volcada a la compra de artículos de limpieza, enseres domésticos, y en general todo tipo de material destinado a apoyar a los cientos de familias que debieron abandonar sus hogares debido a las inundaciones.Aunque desde Presidencia se cuenta con que el intendente de Artigas solicitará de un momento a otro la declaración de estado de desastre, el jefe comunal aún no maneja esta posibilidad. "Tenemos que esperar instrucciones de Montevideo pero no nos cambia para nada la situación. Si el Sistema Nacional de Emergencia lo dispone lo hacemos mañana, yo tengo las potestades para hacerlo pero no me cambia nada declarar emergencia, me parece hasta una banalidad", dijo ayer Julio Silveira. Durante una rueda de prensa brindada ayer por los responsables del SNE se señaló con particular énfasis la preocupación con que se sigue la creciente del río Uruguay. "Es posible proyectar un pico de 15,30 metros a la altura del puerto de Salto", advirtió el coronel Carlos Lorente, coordinador del SNE. Al referirse a la situación del lago de la represa hidroeléctrica Lorente señaló que "el aporte del caudal al lago ha sido inusual". Por ello la Comisión Técnico Mixta de Salto Grande comenzó a realizar aperturas graduales de la represa para mantener la cota en los 36 metros, marca previa a los umbrales críticos de seguridad.Pero el dato que ha encendido las luces de alerta es la advertencia de riesgo meteorológico importante que hoy se extiende a todo el país.El pronóstico oficial establece que, además de nuevas lluvias puntualmente copiosas con marcas por encima de los 100 milímetros en un lapso de seis horas, prevé fuertes rachas de viento de hasta 120 kilómetros por hora, intensa actividad eléctrica y probable precipitación de granizo. "Esto va a afectar la situación actual", comentó Lorente.Con base en la nueva ley de emergencias recientemente aprobada y que resta reglamentar en algunos de sus artículos, el SNE desplegó una batería de medidas que involucran a los ministerios de Desarrollo Social, Salud Pública, Defensa, Interior, INDA y la mayoría de las intendencias, no sólo las de los departamentos afectados.A modo de ejemplo, el coordinador departamental de Emergencias de Montevideo, Daniel Soria, informó que el intendente capitalino Ricardo Ehrlich ya se había puesto en contacto con su par de Artigas, Julio Silveira, para ofrecerle apoyo técnico y material."Se han enviado carpas a todos los sitios que tienen dificultades de alojamiento, como Salto, Durazno, Paysandú, la ciudad de Artigas y la de Bella Unión", indicó Lorente.Para hoy, además, se prevé la utilización de un helicóptero de la Fuerza Aérea en forma exclusiva para Artigas. El SNE exhortó, a la población a coordinar con ese organismo todas las donaciones "para asegurarnos de que lleguen al destino". En esa línea se abrirán dos cuentas en el BROU, una en moneda nacional y otra en dólares, para recibir donaciones monetarias que serán administradas directamente desde la Presidencia de la República.Durante la conferencia Lorente explicó que tanto esta medida, como otras que se están adoptando, se hacen en aplicación de la Ley de Emergencias. "La ley no está reglamentada, pero hay varios ar- tículos que pueden ser aplicados sin ser reglamentados", señaló. Tal el caso, por ejemplo, del carácter obligatorio de la evacuación, de la limitación a la propiedad privada para utilizar predios como refugio, y la prestación civil obligatoria para todos los funcionarios públicos (ver recuadro aparte).ARTIGAS. La noche en el departamento fue de vigilia. Es que a mitad de la tarde de ayer Meteorología emitió una nueva advertencia de color naranja para todo el país hasta esta medianoche ante la posibilidad de tormentas fuertes. Al cierre de esta edición el río Cuareim estaba en 11,25 metros, decreciendo constantemente. Los evacuados eran 1.650 en la ciudad y 131 en Bella Unión. Pero en ambas ciudades reinaba la incertidumbre porque las cifras podían aumentar significativamente si se registran lluvias. "Con que caigan 70 milímetros ya estamos ante un problema muy serio", aseguró a El País el intendente Julio Silveira.En el Gimnasio Municipal de Artigas reina el bullicio, los niños corren de un lado para el otro, y los adultos charlan y ayudan a las familias más numerosas y los adultos mayores. Es que allí están alojadas unas 15 familias damnificadas por las inundaciones.María José (37) tuvo que abandonar su casa en la madrugada del lunes junto a sus cinco hijos. Fue trasladada por funcionarios municipales al club con algunas pertenencias "que pudieron salvar del agua".Dice que desde que está fuera de su casa se "arregla como puede" pero que el municipio le ofrece todo lo que necesita, incluso pañales y artículos de higiene para su hija más pequeña de tres meses.Su casa está ubicada sobre la calle 18 de Julio a pocos metros de la Rambla Kennedy. Comentó que actualmente la mitad de la construcción está bajo agua. "En un principio pensamos que no íbamos a tener que dejar la casa pero llovió mucho y el agua se nos vino enseguida para arriba", dijo y agregó "nosotros estábamos despiertos y con las cosas prontas para salir cuando vino la gente de la Intendencia a buscarnos. No te podes descuidar ni dormir porque si no perdés todo", aseguró.Giselle (19) también fue evacuada y vive desde hace algunos días en el gimnasio. Giselle y su esposo de 26 años son los caseros de las canchas del Parque Artigas. Allí viven en una humilde vivienda junto a su hija de dos años. El pasado viernes fueron evacuados y trasladados al club Adfoe. Pocas horas después fueron evacuados por segunda vez ya que el Adfoe comenzó a inundarse dadas las fuertes lluvias que azotaron la ciudad los últimos días.Florentina (81) recordó que en las inundaciones de 2007 no aceptó abandonar su casa y aseguró que en esta oportunidad no tuvo otra opción. "El agua estaba entrando cuando nosotros nos fuimos", afirmó.En lo que refiere a la declaración oficial de "emergencia" o "desastre" el intendente dijo que si bien Artigas está ante una emergencia por tener a 1.650 personas fuera de sus hogares aún no se oficializó.LITORAL CRÍTICO. El embalse de la represa de Salto Grande llegará hoy a una marca histórica de almacenamiento de agua, en un complejo mecanismo que vienen realizando los técnicos para evitar más perjuicios a pobladores de las ciudades litoraleñas del río Uruguay que ya suman miles.Esa estrategia no impide que para hoy sigan las evacuaciones porque se estima que el nivel en el Puerto Salto rondará los 16 metros. Ayer superó los 15 metros a la hora 18.Las instalaciones de la Asociación Agropecuaria en el Hipódromo se han convertido en el centro de evacuados. Desde las últimas horas del lunes todas las personas que solicitan techo son derivadas a ese lugar. La resistencia a reinstalarse lejos de sus viviendas por parte de los damnificados aumenta, por eso muchas familias instalan carpas y se quedan a vivir en la calle para proteger sus viviendas de posibles saqueos. Igualmente y por razones sanitarias las autoridades insisten en trasladarlas hacia el Hipódromo, cosa que es desechada.Ayer, al anochecer, era notorio el ir y venir de camiones municipales, completando evacuaciones y mudanzas de emergencia mientras las lenguas de agua oscura continuaban entrando a la ciudad por calles céntricas como 19 de Abril, Agraciada, José Pedro Varela, Joaquín Suárez y Acuña de Figueroa.En Salto en una tenaz tarea realizada por parte de los funcionarios de los organismos involucrados en el operativo, se evacuaron unas 600 personas, por lo que los inundados ya superan los 1.000, mientras que en Concordia la cifra se aproximaba a los 3.000 al anochecer.Esta crecida ya es la sexta en magnitud desde que se llevan estadísticas hidrológicas en Argentina y Uruguay y se puede adelantar que la bajante será muy lenta porque el fenómeno de "El Niño" continuará provocando lluvias mayores a la media de las estadísticas.En menor escala la vecina ciudad de Paysandú también sufre la crecida del río. Ayer por la tarde superaba los ocho metros por encima de su medida normal. Ayer había más de 200 personas evacuadas, según datos del Comité Departamental de Emergencias. Pero considerando el número de autoevacuados se cree que la cifra treparía a los 300. Se aguarda que el río Uruguay siga creciendo en las próximas horas, y se pronostica que aumente un metro su nivel, lo que obligaría a numerosos traslados en las próximas 48 horas.En Mercedes, otro punto crítico, la cifra de evacuados es de 178 personas y varias cuadras de la rambla y zonas ribereñas (parques y plazas) están cubiertas por las aguas del río Negro (Producción: corresponsales, V. Ruggiero, R. Rossello)Las cifras1.781 es la cantidad de personas evacuadas en Artigas, según los últimos datos del Comité Departamental de Emergencia.3.611 es la cantidad total de evacuados en todo el país, según relevamiento de El País. La cifra oficial es por ahora de 3.048La ayuda por varios canalesLa situación de emergencia que viven el Norte del país no pasa desapercibida para varias instituciones que comenzaron campañas de solidaridad. Presidencia abrió dos cuentas bancarias en el BROU, una en pesos y otra en dólares donde se reciben donaciones. La Cruz Roja está recogiendo donaciones en la Sede Central de Montevideo y en diferentes filiales del interior del país. En tanto, Fucvam y el Pit Cnt reciben desde ayer alimentos, abrigo, calzado, colchones etc. que enviarán al interior del país en los próximos días.La nueva ley contra desastresDESASTRE. (Artículo 18): "El estado de desastre será declarado por el Poder Ejecutivo, actuando el Presidente de la República en acuerdo con los Ministros competentes por razón de materia, o en Consejo de Ministros".LIMITACIONES. (Artículo 20): "Las declaraciones de estado de desastre habilitan al Poder Ejecutivo a establecer, por resolución fundada, el establecimiento de servidumbres de paso y de ocupaciones temporales, así como el uso temporario de los bienes muebles necesarios para la ejecución de las acciones".OBLIGATORIO. (Artículo 21): "Los responsables de actividades operativas decididas en el marco de un alerta o del estado de desastre podrán disponer la evacuación obligatoria de personas y de animales (...) En caso de resistencia al cumplimiento de la orden de evacuación, el responsable de la actividad operativa procederá al traslado forzoso de las personas".PRESTACIÓN CIVIL. (Artículo 22): "Los funcionarios públicos (...) están obligados a prestar su concurso personal por todo el tiempo de duración de los mismos".Río Negro por ahora está bajo controlUnos 10 centímetros debería bajar hoy el río Negro frente a Mercedes, según las previsiones de la Gerencia de Generación Hidráulica de UTE. Ayer el nivel llegó a 6,98 metros por encima del cero y hoy debería llegar a 6,86 según UTE.Para el lunes 30, tras un descenso gradual, el nivel estaría en 5,78 metros. Co-mo contrapartida, aumentará el nivel de los embalses de las tres represas sobre el río Negro, por lo que subirá el agua en Paso de los Toros (de 57,51 metros hoy a 57,92 metros el martes 1° de diciembre) y en San Gregorio de Polanco, donde ya hay evacuados. De todos modos, esas previsiones sufrirán modificaciones si llueve nuevamente, lo cual está previsto. En las cuencas de las represas llovió entre el doble y el triple de lo esperado para noviembre.Salud: los evacuados son más vulnerablesJ. ESTEVES Y REDACCIÓN | En San Gregorio de Polanco, junto al río Negro, uno de los problemas que generan las inundaciones es la virtual destrucción de pozos negros, que colapsan, y hay un solo camión barométrico para atender a toda la población: unos 3.000 habitantes.El agua de aljibes y pozos suele contaminarse durante las inundaciones, advierte el SNE, por lo que se recomienda no usarla para consumo. Tampoco se recomienda estar en contacto con el agua de los cauces desbordados.La ministra de Salud, María Julia Muñoz, expresó que los principales riesgos a los que están expuestos los evacuados son aquellos que genera el hacinamiento en refugios, donde conviven cientos de personas que pueden contagiarse enfermedades por vía aérea o por falta de higiene. La Cruz Roja, por ejemplo, insiste en la necesidad de alcohol gel.La Fuerza Aérea tiene a disposición del Sistema Nacional de Emergencia un helicóptero con base operativa en Paysandú y otro con base en Artigas. También un avión monomotor de enlace en cada base. Las evacuaciones por emergencias de salud tienen prioridad, pero aún no han sido necesarias. Además de asistir a la colonia Juan Gutiérrez en Paysandú que estaba aislada y sin energía, han trasladado autoridades a las zonas afectadas, informó Mariano Rodrigo, jefe de Relaciones Públicas de Fuerza Aérea. Ayer "las aeronaves fueron utilizadas para hacer misiones de reconocimiento aéreo", dijo.Un techo para brumDespués de la turbonadaEl intenso temporal del 6 de septiembre devastó el pueblo Isidoro Noblía, en Cerro Largo. Un total de 68 viviendas fueron las afectadas por la turbonada, de las que 48 ya están reparadas con el apoyo de la Intendencia Municipal y del Sistema Nacional de Emergencias. Uno de los pobladores que pudo volver a ver su casa en pie fue Orlando Brum, un modesto trabajador rural al que se le derrumbó la vivienda a causa de los fuertes vientos. En la primera fotografía, que se publicó en la portada del diario El País el pasado 7 de septiembre, se lo ve a don Orlando desconsolado frente a las ruinas. Ahora don Orlando sonríe con alivio al igual que otro medio centenar de familias que pudo volver a casa.El País Digital

0 comentarios