Blogia
CAUSA ABIERTA
Chollo del día - Ventilador de techo 39,98 € 104,98 € -62%

Uruguay: La Policía abatió a tiros al francotirador que se atrincheró en su casa de Shangrilá

Uruguay: La Policía abatió a tiros al francotirador que se atrincheró en su casa de Shangrilá

A las ocho y media de la mañana de hoy y después de varias horas de enorme tensión en el balneario de Shangrilá fuerzas especiales de la policía dieron muerte a tiros al hombre que se mantuvo atrincherado en su casa resistiendo el arresto por el arsenal que se descubrió en el barrio de Aires Puros. Antes, el sujeto (Saúl Feldman) había dado muerte a un policía de Inteligencia y herido a otros dos, uno de la Guardia Metropolitana, comentó un informante a  "Causa Abierta". En toda la noche de ayer y la madrugada de hoy nadie pudo dormir en el balneario pues el tableteo de las armas automáticas hicieron temblar la boscosa zona poblada por numerosos chalets, cuyos moradores habían sido evacuados antes del asalto final. En su edición de hoy el diario La República informó así sobre los hechos antes que se produjera el asalto de la policía a la finca: "Un individuo de iniciales S.F. responsable de un impresionante arsenal militar encontrado ­casi por casualidad- en una vivienda de Aires Puros resistía anoche a balazos el arresto en su casa de Shangrilá, tras una cinematográfica persecución policial. La hipótesis más probable es que se trata de un gigantesco contrabando de armas en espera de su traslado hacia Brasil.
Es un hecho que no registra antecedentes en la historia de nuestro país, la Policía junto a militares del Servicio de Material y Armamento, incautaron en una vivienda de Aires Puros, un impresionante arsenal comprendido por armas de guerra, granadas, entre otros elementos.
Al cierre de esta edición S. F., el responsable del arsenal, una persona de unos 65 años, permanecía atrincherado en su domicilio de la calle Gestido y Del Lucero en Shangrilá. Con increíble saña, dio muerte a un policía de la Dirección de Inteligencia que le había llevado la citación judicial.
El operativo judicial estuvo a cargo del juez Jorge Díaz. La Policía mantenía el cerco en torno a la vivienda del luego que el agresor efectuara una veintena de disparos.
El impresionante arsenal militar encontrado en la calle Elba 4210 en el barrio de Aires Puros, estaba constituido por abundante armamento bélico, de distinto calibre y origen.
Vecinos de la zona, dijeron que también se habría encontrado "nitroglicerina líquida", un explosivo con un altísimo poder destructivo, aunque esta versión no fue oficialmente confirmada. En el lugar, también se hallaron dos lingotes de oro de 1 kilogramo y material literario de variada procedencia.
Las fuentes no descartaron una gigantesca maniobra de contrabando y la existencia de una poderosa organización detrás.
Fuentes oficiales confirmaron que se incautaron "decenas de armas largas, cortas, explosivos, granadas, mucha munición, munición para ametralladora, lanza granadas, fusiles FAL de origen argentino, metralletas, de todo esto docenas de unidades".
Según la información proporcionada a LA REPUBLICA, "no parece armamento recopilado actualmente sino al cabo del tiempo". Las fuentes precisaron que en total se realizaron dos incautaciones.
En una primer instancia, Policía Técnica retiró armas y municiones.
Después, el Ejército Nacional retiró gran cantidad de granadas de fusil y de mano. Ayer, se pudo apreciar, delante de la vivienda, a personal de Policía Técnica manipulando el armamento incautado para su registro. Posteriormente a la hora 18.55 culminó su actuación la Brigada de Explosivos del Ejército, que abandonó el lugar en medio de un convoy que se dirigió al depósito del Servicio de Material y Armamento.
Hoy a primera hora de la mañana proseguirá el operativo porque "quedó más armamento en la zona".
Se estima que unas 300 armas fueron retiradas del lugar en los camiones policiales. Dicha finca, según algunas versiones, en la dictadura fue ocupada por un militar de alto rango.
Luego, por otro militar de profesión mecánico. Cuando dejó la vivienda, se hizo cargo una mujer de unos 60 años, la cual dejó de ser vista hace algún tiempo, oportunidad que apareció en escena el causante de toda esta situación, quien es de profesión contador y su edad oscila en los 65 años.
Las hipótesis son muchas, pero ninguna de ellas da la certeza de la realidad, por lo que el tráfico de armas no se descarta bajo ningún punto de vista.
Hallazgo en Elba 4210
El extraño caso salió a luz a las 23.15 del viernes pasado, cuando los Bomberos fueron alertados sobre una explosión con incendio en la vivienda de Elba 4210, entre Ibirocahy y Gregorio Sanabria.
Los vecinos trataron con baldes con agua y mangueras comunes, de controlar el fuego pero no lo lograron.
Al filo de la hora 2 de ayer, las llamas fueron controladas. Fue entonces que los Bomberos al ingresar a ciertos sectores de la casa, se enfrentaron al gigantesco arsenal militar.
De inmediato el área fue acordonada y evacuada la totalidad de la manzana, además de darse intervención a peritos en la materia como lo es personal del Servicio de Material y Armamento del Ejército Nacional.
El arsenal fue encontrado en la finca de Elba 4210, entre Ibirocahy y Gregorio Sanabria.
Una propiedad de 347 metros cuadrados con cinco metros de frente, identificada con el Padrón 102599 y la Carpeta Catastral 3155, solar 7, de Montevideo, dentro del área del Centro Comunal Zonal Nº 15. La propiedad que sólo abona $ 250 por concepto de Contribución Inmobiliaria, se encuentra, por Ibirocahy, a sólo dos cuadras de una entrada lateral que por la calle Francisco Plá tiene el Grupo de Artillería Nº 5 del Ejército, cuyo ingreso principal esta ubicado en la Avenida Burgues 4099.
El "dueño del arsenal"
Como lo hacía casi a diario, el individuo de iniciales S.F., llegó el sábado a la vivienda de la calle Elba 4210 en Aires Puros, a alimentar a sus perros, pero al notar el gran despliegue policial en la zona optó por seguir de largo. Un vecino lo identificó y allí se inició una persecución cinematográfica que culminó en la Costa de Oro.
Estos iniciaron su persecución, hasta que el individuo ingresó a su vivienda en Shangrilá ubicada en la calle Del Lucero s/n, manzana 31, solar 10. Con increíble saña, ejecutó a sangre fría a un policía de la Dirección de Inteligencia de Montevideo, mientras que otro terminó herido. Ambos, habían llegado hasta la vivienda para entregarle la citación judicial.
Inmediatamente la vivienda del tranquilo balneario fue rodeada por policías tanto de la Seccional 12ª de Montevideo -en cuya jurisdicción sucedió el incendio y posterior descubrimiento del arsenal-, de la Comisaría 18º Shangrilá (Canelones), así como de efectivos de la Guardia Metropolitana de ambos departamentos, peritos de Policía Técnica, de Explosivos y Armamentos del Ejército Nacional, de Bomberos, ambulancias de emergencias médicas. Al cierre de la presente edición, el individuo se encontraba atrincherado en su domicilio del aludido balneario de la Costa de Oro, donde durante toda la jornada de ayer, se vio un gran movimiento de policías, militares, bomberos. Todas las actuaciones fueron supervisadas por el juez Especial de 2º Turno, doctor Jorge Díaz, quien al filo de la hora 22, dispuso que se suspendiera circunstancialmente el operativo, que permaneciera una fuerte custodia y que al amanecer se reanudarán las actuaciones tendientes a capturar al hombre que, por lo que demostró, está dispuesto a resistirse hasta las últimas consecuencias.

0 comentarios