Blogia
CAUSA ABIERTA

Peñarol se siente traicionado por Casal y le pedirá explicaciones

Peñarol se siente traicionado por Casal y le pedirá explicaciones

Peñarol recibió un golpe que lo dejó grogui. Sin previo aviso, el Grupo Casal hizo valer su con­dición de dueño del 100% de la ficha de Maximiliano Olivera para llevárselo a Europa, qui­tándole a los mirasoles un ju­gador crucial en su esquema con el campeonato en marcha y sin dejarle rédito económico alguno.

Aunque lo hecho por los empresarios es cuestionable, lo cierto es que los asiste la ley. Lo que hace que los dirigentes aurinegros hiervan de calentu­ra es que la cosa surgió repen­tinamente, sin aviso previo, lo que no esperaban de una orga­nización liderada por Francisco “Paco” Casal, a quien (casi to­dos) respaldan cada vez que pueden.

Como si fuera poco, todo se produce pocos días después que Peñarol votará en contra de Nike -que es lo mismo que decir a favor de Tenfield; de hecho Marcelo Areco, quien claramente manifestó que “Peñarol votó así porque es socio de Tendield”- durante la Asamblea de Clubes que estu­vo en boca de todos, por lo que muchos miembros del consejo directivo se sienten traiciona­dos.

“Sin dudas Tenfield es un socio estratégico, por lo que es necesario que se le pidan expli­caciones. Esta situación que se da con el campeonato empeza­do, habiendo quedado fuera de la Copa y tras un partido en que dejamos puntos, nos com­plica y queremos saber el moti­vo. Quizás es fue un súper ne­gocio que no había manera de rechazar, pero necesitamos sa­berlo. La lealtad debería estar de los dos lados, no de uno solo”, dijo Carlos Scherscener, dirigente del club, en “Tiempo de fútbol”.

“Todos estamos sorprendidos”

La noticia dejó helados a los miembros del Consejo Directivo, que se reunieron, como cada martes, poco des­pués de enterarse de lo sucedi­do. Obviamente, esto fue el pri­mer tema que se abordó entre los dirigentes.

“Todos estamos sorprendi­dos con lo que pasó. Era algo que no se había manejado, pero el contrato era por seis meses y había cláusula de sali­da. Se dio el penúltimo día (del período de pases en Europa), y eso es lo que nos sorprende. Cuando el club no es dueño del jugador, estas cosas pueden su­ceder”, explicó Scherscener en Sport 890.

“El Consejo trató este tema en primer lugar. Lo de Maxi entiendo que surgió en este momento, fue algo repentino. No puedo creer que se esto se supiera desde alguno días atrás”, agregó. Además, expli­có que lo que los directivos sienten “Es una mezcla entre sorpresa y bronca por lo que significaba Maxi. La defensa estaba armada. Ahora hay que volver a rearmarla, eso compli­ca al club”. Luego, contó cuales son los pasos que seguirá el club: “La idea fue intentar ha­blar con los representantes para que expliquen la situa­ción. Si se hubiera dado hace un mes, no llamaba tanto la atención. Queremos saber por­que lo hicieron de esta manera, sin hablar antes con nosotros. La idea es que la comisión charle con el Grupo Casal para saber qué paso”.

“En estas situaciones se suele hablar con Herrera u otra persona del grupo. La idea es hablar con la empresa, saber porque las cosas se dieron de esta manera y no nos avisaron antes”, apostilló.

“En el fútbol uruguayo es muy difícil retener los jugado­res, lo que hace muy importan­te tener una política de con­cientización en juveniles. Se están salteando etapas. Esto es profesional, y jugar en Peñarol es para toda la vida. Tenemos que lograr transmitir este va­lor”, manifestó. “Maxi se ganó un lugar pero estuvo seis me­ses nomás. Quizás fue rápido lo del capitanato. Fue un juga­dor importante, pero es susti­tuible”, tiró el dirigente.

¿Quién lo reemplaza?

Está claro que la sorpresiva partida de Maximiliano Olivera repercute también en la faceta deportiva. Parecía que los pro­blemas de Peñarol eran princi­palmente en ofensiva (no por falta de piezas, sino por la falta de gol), pero ahora el “Polilla” deberá hacer malabares para rearmar una defensa que salía de memoria.

Si quisiera contratar, el club debería apuntar a jugado­res libres, los únicos a los que es posible incorporar en este momento. Recordemos que cuando vencieron los contratos de Diogo Silvestre y Gianni Rodríguez, hace muy poco tiempo, la institución optó por no renovarlos.

Sin embargo, a pedido de sus representantes (curiosa­mente, el Grupo Casal), Peñarol aceptó que Gianni entrene en Los Aromos, por lo que es una posibilidad que se adueñe de la vacante que dejó Olivera.

“La semana pasada nos co­municaron de que Gianni tiene alguna problemática personal, y a pedido de los representan­tes del jugador va a entrenar en Tercera División.

En el Consejo Directivo se planteó que no estaría en Primera, y que el tema no tiene nada que ver con lo de Maxi”, dijo Carlos Scherscener. Sin embargo, y ante la escasez rei­nante, Gianni Rodríguez po­dría tener un protagonismo que no entraba en los planes de nadie.

Otra posibilidad es que lle­gue al fin la oportunidad de Mathías Rodríguez, el lateral izquierdo formado en las for­mativas que estuvo un tiempo en España jugando en la filial de Real Madrid.

“Ya hablamos con Ahuntchaín y el club tiene ju­gadores en ese puesto. Para estos catorce partidos, creemos que el plantel está en condicio­nes de suplir a Olivera con lo que tenemos”, evaluó Scherscener, dando a entender que será el turno de Rodríguez.

Sin embargo, existe un pro­blema: Rodríguez es parte im­portante de la selección Sub 20 que se está preparando para el Sudamericano que se llevará a cabo a principios de 2017, lo que haría perderse varios en­trenamientos semanales por estar bajo las órdenes de Fabián Coito.

De hecho, en este mismo momento está en Santiago de Chile para jugar una serie de amistosos, de modo que no ju­gará el sábado con Fénix.
Da Silva deberá buscar al sustituto en Los Aromos.
La República

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres