Blogia
CAUSA ABIERTA

El drama de la campeona paralímpica belga que se someterá a la eutanasia tras Río 2016

El drama de la campeona paralímpica belga que se someterá a la eutanasia tras Río 2016

El próximo 7 de septiembre arrancarán en Río de Janeiro los Juegos Paralímpicos 2016. Y la cita estará marcada por un verdadero drama. Resulta que la velocista belga Marieke Vervoort, ganadora del oro en los 100 metros en Londres 2012, se someterá a la eutanasia una vez finalizada la competencia.

La deportista tiene 35 años y ya no aguanta más los dolores producto de una enfermedad degenerativa que se le comenzó a manifestar en la adolescencia y que reduce la movilidad de su tren inferior, como señala El Mercurio. La publicación agrega que la belga se pone tres veces a la semana a las órdenes de Rudi Voels, famoso entrenador germano. Ella es la mejor velocista sobre silla de ruedas de su país.

"Nunca quiere perderse un entrenamiento. A veces viene con mucho dolor, y la obligo a irse a casa", contó su coach al diario El País de España. Un matrimonio amigo, conformado por los jubilados Eddy Peeters y Liliane Christiaens, quienes se convirtieron en sus ángeles guardianes desde que llegaron casi de casualidad a su vida, hace tres años, la acompaña siempre.

Ambos la apoyan en sus traslados, y hasta hacen de sus fotógrafos oficiales. "Hemos compartido muchos momentos. Y estamos guardándolos en la memoria para que nos ayuden cuando se vaya", señala la mujer. Marieke vive agradecida de todos ellos, ya que siempre están cuando más los necesita: la atleta vive sola con su fiel perro, Zen, pero siempre tiene a la mano un botón de pánico para ser socorrida en caso de que sufra un ataque de epilepsia o los dolores sean insoportables, y deba ir la enfermera a asistirla.

La morfina que le administran es celosamente recetada, sobre todo por los continuos exámenes antidopaje a los que es sometida, como toda deportista de alto rendimiento. Ella, en todo caso, se ha convertido en una inspiración para millones de personas en todo el mundo, aunque su decisión de recurrir a la eutanasia en su país -de mayoría católica- genera contradicciones.

En la antesala de los Juegos, solo ella sabe hasta cuándo podrá resistir. Es más, llegará a Río con los papeles ya firmados para concretar su mortal decisión, aunque la fecha aún es incierta. Inicialmente había dicho que sería en enero de 2017, pero al parecer esperará un poco más.

En los Paralímpicos recurrirá al eslogan que lleva en el respaldo de su silla de competencia: "Believe you can", confía en que puedes. Su historia Andaba en bicicleta, nadaba y practicaba jiu-jitsu, un arte marcial japonés. Subía a los árboles y jugaba como cualquier niño. En eso gastaba su tiempo libre cuando sufrió una inflamación en un pie a los 14 años.

Fue el primer aviso de que Marieke tenía una enfermedad degenerativa. Luego comenzaron las molestias a sus rodillas. En su camino, hasta hoy, ha pasado por operaciones sin éxito, consultas médicas y mucha incertidumbre por no saber exactamente por qué iba perdiendo movilidad de manera progresiva.

A los 20 ya debía desplazarse en silla de ruedas. Entonces, dejó sus estudios de educación parvularia, se hizo mil preguntas y perdió la fe en Dios. Se aferró al deporte, con la esperanza de que algún día los dolores se acabaran. Y hasta escribió un libro, en el que narra su experiencia de vida. "Quiero que lancen mis cenizas en Lanzarote (una de las Islas Canarias), donde la lava se une con el mar. Un lugar que me transmite paz y tranquilidad. Quiero terminar allí", ha dicho Vervoort.
Emol

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres