Blogia
CAUSA ABIERTA

Monstruo alemán asesinado vivía con su esposa y con la madre de la joven abusada que están desaparecidas

Monstruo alemán asesinado vivía con su esposa y con la madre de la joven abusada que están desaparecidas

El alemán Arno Wollensak, que apareció muerto el domingo en la playa de La Floresta atado de pies y manos, y con la cabeza cubierta, vivía en Los Cerrillos con su esposa y con otra mujer que tenían como empleada.

La esposa de Wollensak desapareció y se presume que la otra mujer, de nacionalidad suiza, volvió a su país.

El juez penal Marcos Seijas, que investiga el homicidio en La Floresta, dijo este martes a Subrayado que la mujer suiza (la empleada) es la madre de la joven que en Alemania denunció a Wollensak por abuso sexual.

El presunto abuso habría ocurrido en 1994 dentro de una secta creada por el alemán y su esposa.

La joven recién denunció el abuso en 2004, cuando escribió un libro sobre lo sucedido acusando a Wollensak.

Según relató el magistrado -con base en la información que recogió para investigar este caso- Wollensak y su esposa huyeron de Alemania cuando se planteó la denuncia en su contra.

Estuvieron en países de Centroamérica, luego en Guyana y finalmente llegaron a Uruguay en 2007.

Para ingresar a Uruguay, contó Seijas, compraron partidas apócrifas en Guyana por 50.000 dólares y con ellas tramitaron sus documentos aquí, con nombres falsos.

Ingresaron al país en una avioneta por el aeródromo de Melilla, aseguró el magistrado, y se instalaron en Atlántida.

Allí se presume que recrearon la secta religiosa y llegaron a vivir en un mismo lugar 20 personas, en su mayoría mujeres.

En 2015 surge Wollensak y su esposa fueron investigados por una denuncia de trata de personas, pero ese delito no se pudo comprobar, como tampoco ninguna situación de abuso a las personas que vivían en la casa de Atlántida.

Sin embargo fueron procesados con prisión por falsificación de documento. Estuvieron en la cárcel entre julio y octubre de 2015.

Enterados de la verdadera identidad de esta pareja, desde Alemania se tramita un pedido de extradición para ser juzgados por el presunto abuso sexual a la joven que había escrito el libro en 2004, Lea Saskia, quien según el juez Seijas es la hija de la otra mujer que vivía con Wollensak, ahora en una casa de Los Cerrillos, Canelones.

Pero el fiscal Gilberto Rodríguez rechazó el pedido de extradición el año pasado porque a su entender había prescrito el delito por el que era requerido en Europa.

La joven Lea Saskia habría sido violada en 1994 (con 14 años), la denuncia la presentó en 2004 y el pedido de extradición (una vez identificados y ubicados en Uruguay) fue en 2015.

Según el juez Seijas la pareja de alemanes tenía miedo de que fueran expulsados de Uruguay.

Ahora Wollensak aparece muerto en la playa de La Floresta, se desconoce el paradero de su esposa y de la otra mujer, madre de la joven que lo acusa de violación.

Según le dijo la Policía de Canelones al juez Seijas, “la forma en que estaba maniatado Wollensak no registra antecedentes en el país”.

El caso es por demás extraño y tiene derivaciones internacionales, vinculaciones a una supuesta secta en la que se abusaba de menores, y “pude haber una organización que ejecuta personas de determinada forma” detrás de todo esto, dijo el magistrado a Subrayado.

El psicólogo Álvaro Farías, un especialista en sectas, dijo que este tipo de congregaciones lo que buscan es la explotación de sus adeptos, por lo general en el terreno económico y en el campo sexual.


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres